Calendario del Mes  

« Marzo 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
   
Reflexiones

Cuando abraces el dolor y lo hagas parte de ti desaparecerá...

Al sentir dolor la mayoría nos resistimos... es como que nos resulta imposible asumir ese sentir... entonces nos ahogamos en la desesperación, lo ocultamos, tratamos de que no se note y allí nuestro interior se quiebra, se desborda, y una sensación de ahogo nos invade... y la tristeza se apodera de nosotros...

Abrazar el dolor... no rechazarlo... sentirlo... asumir que es parte de nosotros en algunos momentos de nuestra vida...

Cuando el dolor nos invade es el momento de decidir entre pegar el salto al salvavidas o hundirse abrazado al peso del sufrimiento.

¿No es verdad que a veces somos tímidos para expresar el amor que sentimos? ¿Puede ser que por no "avergonzar" a la otra persona o por no avergonzarnos a nosotros mismos dudamos en decir : "TE QUIERO".

Y tratamos de decirlo con otras frases como: "CUÍDATE"..."NO MANEJES RÁPIDO" "PÓRTATE BIEN"... Acaso no son diferentes formas de decir "TE QUIERO, eres importante para mí"... o "Me importas, no quiero que estés mal?

A veces, en verdad, somos extraños: la única cosa que queremos decir, es la única cosa que no decimos. Y, muchas veces no lo comunicamos del todo y la otra persona se siente ignorada y no querida. Por esto, debemos ESCUCHAR AL AMOR en las palabras que las otras personas nos dicen.

Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas.

Miguel de Cervantes

" Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible, y de repente estarás haciendo lo imposible ".

San Francisco de Asis

Si lleva a Dios, en ninguna parte has de sentirte extranjero, porque él estará en lo más dulce de todos los horizontes.

Si lleva a Dios, en ninguna parte estará triste, porque, a pesar de la diaria tragedia, él llena de júbilo el universo.

Si lleva a Dios, no tendrás miedo de nada ni de nadie porque nada puedes perder, y todas las fuerzas del cosmos serían impotentes para quitarte tu heredad.

Si lleva a Dios, ya tienes alta ocupación para todos los instantes, porque no habrá acto que no ejecutes en su nombre, ni el más humilde ni el más alto.

Amado Nervo

Plan de vida

Escrito por

Camina alegre entre el ruido y la prisa, y piensa en la paz que se

puede encontrar en el silencio.

En cuanto sea posible, y sin renunciar a tus convicciones, mantén

buenas relaciones con todos.

Escucha con atención a los demás, aún al torpe e ignorante, que

también ellos valen mucho.

Aléjate de las personas negativas, ruidosas y agresivas, porque te

pueden contagiar su mal espíritu.

Si te comparas con los demás, adquieres orgullo y desánimo, porque

siempre habrá quien te supere y quien tenga menos cualidades.

Imagina que existe un banco, que cada mañana acredita en tu cuenta la suma de U$S 86.400.-No arrastra tu saldo día a día.

Cada noche borra cualquier cantidad de tu saldo que no usaste durante el día.

¿Qué harías? ¡Retirar hasta el último centavo, por supuesto!

Cada uno de nosotros tiene ese banco.

Su nombre es TIEMPO.

Cada mañana, este banco te acredita 86.400 segundos.

Cada noche, este banco borra, y da como perdido, cualquier cantidad de ese crédito que no hayas invertido en un buen propósito.

Este banco no arrastra saldos, ni permite sobregiros.

Cada día te abre una nueva cuenta.

En nuestro camino encontramos muchas almas con las que interactuamos e intercambiamos energías de un modo que contribuye a nuestro crecimiento y al suyo. Aprendemos lecciones conjuntamente. Compartimos la mesa. Compartimos el amor. Pero a menudo llega el momento de decir adiós. Hay despedidas que llegan de manera súbita, inesperada, sin advertencia. Hay despedidas que podemos planear y hasta programar.

La duración de la despedida no tiene importancia. Lo que importa es cómo manejamos nuestras despedidas. Podemos despedirnos con el corazón abierto y agradeciendo todo lo que hemos aprendido. O podemos cerrar el corazón y decir con amargura que hemos vuelto a perder. Podemos decir adiós con una actitud de confianza, fe y amor, en la creencia de que nuestros corazones nos unieron durante un tiempo para disfrutar de la vida y avanzar a nuestro viaje.

   
© 2012-2016 Creciendo con Jesús-Todos los Derechos Reservados

Síguenos!!!

f    www.twiter.com  www.youtube.com