Calendario del Mes  

« Marzo 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
   
Reflexiones de Vida

Yo soy capaz

Escrito por

Muchas veces tenemos miedo... miedo de lo que podríamos no ser capaces de hacer, miedo de lo que podrían pensar si lo intentamos. Dejamos que nuestros temores se apoderen de nuestras esperanzas. Decimos que no, cuando queremos decir que sí. Nos callamos cuando queremos gritar y gritamos con todos cuando deberíamos cerrar la boca.

¿Por qué? Después de todo sólo vivimos una vez. No hay tiempo de tener miedo. Entonces basta. Haz algo que nunca hiciste. Atrévete. Olvídate que te están mirando. Intenta la jugada imposible. Corre el riesgo. No te preocupes por ser aceptado. No te conformes con ser uno más. Nadie te ata. Nadie te obliga. Sé tú mismo. No tienes nada que perder y todo, todo, todo por ganar. Muchas veces creemos en el destino, rezamos, esperamos que las cosas pasen y nos olvidamos de lo más importante:

¡Creer en nosotros mismos! Nos conformamos en vez de arriesgarnos, sin pensar que cada día que pasa nunca volverá. Nada está escrito, nada está hecho, ni siquiera lo imposible, todo depende de nuestra voluntad, de esa fuerza que nos sale de adentro, de decir "si puedo" a cada desafío. Tenemos el poder, cuando estamos decididos, cuando estamos convencidos.

Existían millones de estrellas en el cielo. Estrellas de todos los colores: blancas, plateadas, verdes, doradas, rojas, azules. Un día, inquietas, se acercaron a Dios y le dijeron:

"Señor Dios, nos gustaría ir a vivir a la tierra con los hombres."

"Así será", respondió el Señor. "Las conservare a todas ustedes pequeñitas, tal como se ven desde la tierra, para que puedan vivir entre los hombres." Cuéntase que, en aquella noche, hubo una linda lluvia de estrellas.

Algunas se acurrucaron en las torres de las iglesias, otras fueron a jugar y a correr junto con las luciérnagas por los campos, otras se mezclaron con los juguetes de los niños, y la tierra quedó maravillosamente iluminada. Pero con el pasar del tiempo, las estrellas decidieron abandonar a los hombres y volver para el cielo, dejando la tierra oscura y triste.

Si vas a engañar, que sea a tu estomago.

Si vas a llorar que sea de alegría.

Si vas a mentir, que sea sobre tu edad.

Si vas a robar, que sea un beso.

Si vas a perder, que se pierda el miedo.

Perfección

Escrito por

Hermano, me preguntas cuándo alcanzará la perfección el hombre.

Te respondo. El hombre se acerca a la perfección cuando siente que es un espacio infinito, un mar sin orillas. Un fuego eterno, una luz inextinguible. Un viento calmo o una tempestad rabiosa, un cielo tronante o un firmamento lluvioso.

Un arroyo cantarín o un riachuelo gimiente, un árbol florido en primavera o un brote desnudo en otoño.

Una montaña altiva o un valle profundo. Una fértil pradera o un desierto. Cuando el hombre siente todo esto ya ha recorrido la mitad del camino hacia la perfección.

«Si yo hablo en lenguas de hombres y de ángeles, pero no tengo amor, no soy más que un tambor que resuena o un platillo que hace ruido. Si yo doy mensajes recibidos de Dios y conozco todas las cosas secretas, tengo toda clase de conocimientos y tengo toda la fe necesaria para cambiar los cerros de lugar, pero no tengo amor, yo nada soy. Si reparto todo lo que tengo y si entrego hasta mi propio cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me sirve. El que tiene amor tiene paciencia, es bondadoso, no es presumido ni orgulloso, no es grosero ni egoísta... no se alegra del pecado de los otros sino de la verdad. Todo lo soporta con confian-za, todo lo espera con paciencia. El amor nunca muere» (1 Cor. 13, 1-8).

La Realidad

Escrito por

Realidad es aquello

que tomamos por cierto.

Lo que tomamos por cierto es aquello

en que creemos.

Nuestras creencias se basan

en nuestras percepciones.

Es ahora

Escrito por

Es Ahora

Es ahora cuando debo

de amar demostrándolo con hechos.

Haciéndolo sentir

a los demás...

Es ahora cuando debo

aceptar a las personas como

son... y hacerles más grato

el vivir.

Tú eres más que el estado de ánimo que casualmente estés experimentando. Eres la persona capaz de controlar ese estado de ánimo. Tú eres más que los pensamientos que estás pensando. Eres quien piensa esos pensamientos, capaz de decidir cuáles serán.

Tu humor no queda determinado por nada que suceda fuera de ti, sino y en cambio por cómo decidas interpretar y responder a lo que está sucediendo. Así como puedes decidir qué palabras decir y qué cosas hacer, del mismo modo puedes decidir qué cosas pensar y de qué humor estar.

Eres maravillosamente libre de pensar y sentir positivamente, cosas que confirmen la fuerza de la vida, no importa qué otras limitaciones puedan estar reteniéndote. Dedica tan sólo una hora a sentirte energizado y efectivo cuando en otro momento te habrías sentido cansado y abatido, y reconoce por ti mismo la diferencia que ello puede significar.

   
© 2012-2016 Creciendo con Jesús-Todos los Derechos Reservados

Síguenos!!!

f    www.twiter.com  www.youtube.com